#SelecciónMexicana

Último ensayo

El Tri enfrenta a Irlanda en partido amistoso antes de una agenda cargada entre juegos eliminatorios, Copa Confederaciones y Copa Oro

0
comentarios
10
Partidos como mínimo, jugará a partir de hoy la Selección en los próximos dos meses

Juan Carlos Osorio y la Selección Mexicana deberán aprobar el último “examen” previo a un verano candente en donde atenderán tres competencias oficiales.

El Tricolor se mide hoy a su similar de Irlanda, en duelo de preparación con miras a las eliminatorias de Rusia 2018, Copa Condeferaciones y Copa Oro de la Concacaf.

Ya con “carro completo” debido a las incorporaciones de los jugadores que faltaban por reportar al seleccionado (los futbolistas que disputaron la final con Chivas y Tigres, además de algunos que militan en Europa), el entrenador Osorio podrá preparar un equipo competitivo en base a las exigencias.

En el partido pasado contra Croacia, que perdieron por 2-1 en Los Ángeles, el cuadro azteca ofreció una mala imagen, aunque el encuentro sirvió para que el delantero Javier Hernández rebasara a Jared Borgetti como goleador histórico del combinado con 46 anotaciones.

Las bajas para este duelo ante Irlanda serán la del mediocampista de Tigres, Jesús Dueñas, quien no acudió a la concentración por asuntos personales; y Jürgen Damm, compañero suyo en la UANL es duda por un golpe en el aductor.

De ahí en fuera, Osorio podrá hacer de nueva cuenta su rotación y realizar sus “experimentos” en la cancha de los Gigantes de Nueva York, en Nueva Jersey.

Posterior al duelo de esta noche, el timonel colombiano deberá preparar los duelos contra Honduras y Estados Unidos, por la quinta y sexta jornada del Hexagonal Final de la Concacaf, que se disputarán los días 8 y 11 de junio, respectivamente, ambos en calidad de local y en la cancha del Estadio Azteca.

En tanto, deberá viajar a Rusia para encarar la Copa Confederaciones.

México - Irlanda

19:30 horas

MetLife Stadium

 
 

Video Destacado

La posición que Estados Unidos tomará en la renegociación es incierta, pero México tiene el beneficio de la duda: los intereses de las empresas estadounidenses, que tradicionalmente han influido en el diseño de la política económica, están alineados con los del gobierno mexicano