#economía

¿Mejora a la vista?

El Banco de México, la Secretaría de Hacienda y la mayoría de los bancos han elevado las perspectivas de crecimiento del país en las últimas semanas. No obstante, con la renegociación del TLCAN en puerta y con un proceso electoral incierto, el escepticismo prevalece

0
comentarios
“Si no se cometen fallos, no se pueden tomar decisiones”
Warren Buffett
Inversor estadounidense
“No hay que perder de vista que el primer trimestre estuvo contaminado por un mayor número de días trabajados, en otras palabras esa buena cifra es producto, básicamente como dicen los funcionarios de Banco de México, de la aritmética”
Rodolfo Navarrete
Director de Análisis de Vector Casa de Bolsa
Al dar a conocer el reporte del primer trimestre de este año, el banco central ajustó al alza su estimado de crecimiento del PIB a un rango de 1.5 a 2.5 por ciento, desde el 1.3 a 2.3 por ciento
“Precisamente para no tener bombas de tiempo, la Junta de Gobierno ha venido actuando de manera muy oportuna. Iniciamos el primer incremento de tasas cuando la inflación estaba en su nivel más bajo en 2.3 por ciento, en diciembre de 2015”
Agustín Carstens
Gobernador del Banco de México
1.5%
Es el nuevo pronóstico para el crecimiento del país para 2017 de Vector Casa de Bolsa
5.90%
Es la inflación esperada para 2017, según la encuesta de expectativas del sector privado que realiza el Banco de México

A nadie escapa que la economía de México pasa por un buen momento, pero tampoco hay que perder de vista los riesgos de desaceleración que se observará con mayor claridad en los próximos trimestres de 2017.

El Banco de México presentó ayer la encuesta de expectativas del sector privado, donde los analistas elevaron la previsión de crecimiento para 2017 de 1.66 a 1.97 por ciento, pero anticiparon una mayor inflación al cierre de año al pasar el pronóstico de 5.67 a 5.90 por ciento.

El consenso de analistas advirtió que la inseguridad, la incertidumbre política interna y la trayectoria de la inflación serán una limitante para el avance de la economía mexicana.

Para el tipo de cambio, la previsión fue modificada al cierre de año desde 19.75 a 19.53 pesos por dólar.

Al dar a conocer el reporte del primer trimestre de este año, el banco central ajustó al alza su estimado de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) a un rango de 1.5 a 2.5 por ciento, desde el 1.3 a 2.3 por ciento.

Sin embargo, para 2018, la previsión de crecimiento económico se mantuvo en el rango entre 1.7 a 2.7 por ciento.

Durante la presentación del informe, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, aseguró que actualmente México no tiene desequilibrios macroeconómicos que representen alguna vulnerabilidad.

En ese sentido, agregó que no dejará una bomba de tiempo cuando salga del instituto central, a fines de noviembre de este año.

“Precisamente para no tener bombas de tiempo, la Junta de Gobierno ha venido actuando de manera muy oportuna. Iniciamos  el primer incremento de tasas cuando la inflación estaba en su nivel más bajo en 2.3 por ciento, en diciembre de 2015”, manifestó.

Lo mismo hizo la Secretaría de Hacienda, la semana pasada, cuando el INEGI publicó que en el primer trimestre de 2017, la economía creció 2.8 por ciento anual.

En un comunicado, la dependencia que encabeza José Antonio Meade apuntó que con base en la buena evolución económica reciente y considerando que su desempeño marca un cambio de tendencia que se refleja en las estimaciones más recientes del sector privado, decidió aumentar la estimación de crecimiento del PIB para 2017, a un rango de 1.5 a 2.5 por ciento.

También resaltó que la resistencia de la economía ante choques externos se ha reflejado en un desempeño durante los primeros tres meses del año mayor a lo esperado, generando revisiones al alza en las expectativas de crecimiento del sector privado.

En lo anterior ha influido la menor incertidumbre del entorno y los resultados recientes de la economía, que marcaron un cambio en la tendencia de las estimaciones para el cierre de 2017, reveló.

El crecimiento del PIB está sustentado en la fortaleza del mercado interno, así como una reciente recuperación de las exportaciones no petroleras. Como resultado, de enero a marzo de 2017 se observó un desempeño favorable de los tres principales sectores de la economía.

Sin riesgos de descarrilar

La economía mexicana enfrenta el desafío de la relación comercial con su principal socio que es Estados Unidos, al que se destina el 80 por ciento de las ventas al exterior y cuya principal plataforma vigente (desde hace 23 años), el TLCAN, entró en la cuenta regresiva de la renegociación o renovación.

Al respecto, un reporte de Citibanamex, descartó que existan riesgos de descarrilar las negociaciones del TLCAN por el ciclo político en México y Estados Unidos ya que finalizarán antes de que esto ocurra y porque las pláticas se centrarán en líneas económicas ortodoxas.

Lo anterior fue parte de una reunión que sostuvieron los estrategas de Citi Research, con el director de la oficina del TLCAN de la embajada de México en Washington.

A manera de conclusión de ese encuentro, el informe resaltó que si las conversaciones sobre el acuerdo comercial se prolongan a finales de 2018, los requisitos de notificación podrían añadir otros tres o cuatro meses antes de que se firme el tratado renovado.

Además, las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) puede servir como marco predefinido. Sin embargo, México tiene dos temas innegociables: límites cuantitativos y aumentos de aranceles

Cuestión de aritmética

El director de análisis de Vector Casa de Bolsa, Rodolfo Navarrete señaló en entrevista a Reporte Índigo, que el primer trimestre fue sorprendente, pero poco a poco se verá más claro el proceso de desaceleración económica para el segundo, tercer y cuarto trimestre.

“No hay que perder de vista que el primer trimestre estuvo contaminado por un mayor número de días trabajados, en otras palabras esa buena cifra es producto, básicamente como dicen los funcionarios de Banco de México, de la aritmética”, sostuvo.

El segundo trimestre va a ver una corrección de eso y muy probablemente el crecimiento será relativamente bajo. De la misma forma se mantendrá el tercer y cuarto trimestre.

“Creo que poco a poco van a tener que ir viendo. En esta ocasión se modificó (el PIB) porque ha sido muy bueno el resultado del primer trimestre”, afirmó.

Entre los factores que pondrían en riesgo el avance económico se encuentran los choques del exterior, la depreciación del tipo de cambio, la incertidumbre por el cambio de gobierno en Estados Unidos, la negociación del TLCAN y la política económica, refirió.

Además dijo que el problema económico, de corto plazo, en el caso de México es la inflación y por eso Banco de México elevó la tasa de interés de referencia, la cual probablemente seguirá en aumento, y si eso es así, el incremento en las tasas va a anclar en alguna medida el comportamiento del tipo de cambio.

 
 

Video Destacado

Represión, extorsión y opacidad es el sello de la administración municipal que encabeza Ricardo Gallardo Juárez, alcalde perredista de San Luis, ciudad sumergida en la inseguridad y la violencia.