#cárceles

Polvorín de cárteles

El sistema carcelario de Jalisco aloja a 839 miembros de los más grandes cárteles de la droga del país, encabezados por el CJNG y Los Zetas. Las prisiones regionales también albergan a estos grupos delictivos pese a ser más vulnerables

0
comentarios
Después del CJNG, el cártel de Los Zetas es el que mayor presencia tiene en las cárceles locales tras su avanzada para hacerse de Jalisco durante el gobierno de Emilio González Márquez, entre 2008 y 2012
En marzo, la Fiscalía de Reinserción Social liberó por error a Gerardo ‘N’, ‘El Chaca’, identificado como el líder de una importante banda de robacoches de Guadalajara, al que la Policía tapatía había detenido
Alrededor de 10 internos se hacían pasar por familiares de las víctimas para extorsionar a connacionales en Estados Unidos

El sistema penitenciario de Jalisco, con todo lo vulnerado y sometido por la delincuencia que se ha mostrado a últimas fechas, aloja a 839 miembros de grandes cárteles de la droga y otros grupos criminales, inclusive en sus centros regionales aún más débiles que Puente Grande.

Prácticamente todas las grandes organizaciones criminales que asolan al país están presentes en las cárceles de Jalisco, donde la rectoría del Gobierno estatal ha quedado en entredicho y maltrecha, tras el video difundido de la narcofiesta del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), en la Comisaría de Prisión Preventiva de Puente Grande.

Justo el cártel con más presidiarios en el estado, con 354, es el CJNG, un pequeño ejército de los que 251 están en el complejo de Puente Grande (con un centro para sentenciados, otro femenil, y la citada Comisaría preventiva), 77 en el Reclusorio Metropolitano, y 26 en el interior de Jalisco.

Estos Centros Integrales de Justicia Regional (Ceinjure) que alojan a miembros del CJNG son el de Tequila, en primer lugar, con 10; el de Ciudad Guzmán, con siete; el de Chapala, con seis; y el de Puerto Vallarta, con tres.

Los Zetas son el segundo grupo con mayor presencia en las cárceles locales, con 143 reclusos en Jalisco: 126 en el complejo de Puente Grande, 11 en el Metropolitano y seis más en los regionales de Puerto Vallarta, Lagos de Moreno, y Tequila –dos en cada uno-.

El otrora Cártel del Milenio (del que se desprendería el CJNG y La Resistencia) ocupa el tercer puesto. Hay 65 reclusos suyos en cárceles locales: 54 en el complejo de Puente Grande, una decena en el Metropolitano, y uno más en el centro de Puerto Vallarta.

El siguiente sitio es para La Resistencia con 64 miembros presos: 52 en Puente Grande, nueve en el Reclusorio Metropolitano, dos más en el Ceinjure de Puerto Vallarta y uno más en el de Chapala. Todo según el folio 00760917 de Fiscalía.

Presencia de otros cárteles

El quinto cártel con más presos es el del Golfo, con 62 miembros en cárceles de Jalisco: 55 en el complejo de Puente Grande, siete en el Metropolitano, y ninguno en los centros regionales.

El sexto grupo a destacar es el de La Corona, derivado de la célula que encabezaba Ignacio “Nacho” Coronel, abatido en 2010 en Zapopan, con 40 presidiarios: 29 en Puente Grande, 11 en el Metropolitano, y ni uno en las regiones.

El Cártel de Sinaloa tiene 35 presos en Jalisco: 31 en Puente Grande, uno en el Metropolitano, y tres más en Puerto Vallarta.

Están también los cárteles originarios de Michoacán: La Familia y Los Caballeros Templarios. Del primero hay 23 presos (18 en Puente Grande, uno en el Metropolitano y cuatro en Puerto Vallarta); del segundo, 11 (ocho en Puente Grande y tres en el Metropolitano).

La crisis ‘Chaca’

En las últimas semanas distintos hechos alrededor del sistema penitenciario de Jalisco han hecho manifiesto su alta vulnerabilidad y una débil rectoría estatal.

Pese a ello, el complejo de Puente aloja a 654 miembros de grupos delictivos; el Metropolitano, 137; y los Ceinjures de Puerto Vallarta, 20; Tequila, 12; Ciudad Guzmán y Chapala, siete cada uno; y Lagos de Moreno, dos.

El punto álgido fue la narcofiesta que, según el fiscal, Eduardo Almaguer Ramírez, data de junio de 2013, donde se escucha a uno de los miembros del CJNG, José Luis Gutiérrez Valencia -“Don Chelo”, o “El Ojo de Vidrio”- decir: “Aquí no hay más quien manda (…) Yo aquí hago lo que quiera”.

Pero la crisis tiene síntomas previos. El 23 de marzo de 2017 la Fiscalía tuvo que admitir un hecho muy grave, sin clarificar aún si se originó por la complicidad de sus mandos con la delincuencia, o por un error garrafal.

El 21 de marzo la Fiscalía de Reinserción Social liberó a Gerardo “N” “El Chaca”, identificado como el líder de una importante banda de robacoches de Guadalajara relacionada con 150 atracos, y al que la Policía tapatía había detenido.

El fiscal  de Reinserción Social, Carlos Zamudio Grave, subalterno de Almaguer Ramírez, aceptó que “El Chaca” no debió ser liberado puesto que existía una orden de aprehensión en su contra.

Por ello fueron separados de sus cargos seis funcionarios contra los que se abrieron procesos administrativos y penales, incluido el jefe de Reclusorios del Estado y en la Comisaría de Prisión Preventiva: su director jurídico, dos de sus abogados y un par de custodios.

Los internos

Las cárceles de Jalisco albergan a miembros del crimen organizado de diversos grupos delictivos:

Grupo                  Puente/Metrop*            Regionales         Total

CJNG                                    326                       26                           354

Zetas                                    137                        6                             143

 
 

Video Destacado

La posición que Estados Unidos tomará en la renegociación es incierta, pero México tiene el beneficio de la duda: los intereses de las empresas estadounidenses, que tradicionalmente han influido en el diseño de la política económica, están alineados con los del gobierno mexicano