#elecciones2018

El cisma albiazul

Lejos quedaron aquellos tiempos en que los panistas unían sus fuerzas para derrotar al sistema político, dominado por el PRI. Hoy, la lucha es al interior del partido. Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle y Ricardo Anaya protagonizan este enfrentamiento que ha metido al albiazul en un escenario de división y lucha interna

0
comentarios
Al perder la elección de Coahuila y quedar en cuarto lugar en el Estado de México, Ricardo Anaya perdió poder de negociación al interior del PAN
Aunque en redes sociales presumen de la unidad del partido, en un mitin posterior a las elecciones en Coahuila se vio molestos a Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle y Ricardo Anaya
Margarita Zavala inició una gira por todo el país que durará un mes. Antes de partir, emplazó a la dirigencia del PAN a que haya una reunión de la Comisión Permanente a la brevedad, para definir la ruta hacia el 2018
De forma más discreta, Rafael Moreno Valle, exgobernador de Puebla y aspirante a la candidatura presidencial del PAN, recorre varios sitios de México
“Yo me voy a encargar de buscar a los del buen PAN. (…) y aquí se trata de que los valores y la participación ciudadana sea lo que venga a formar al mejor sistema político que ocupamos ya de manera inevitable, ineludible”
Ernesto Ruffo Appel
Exgobernador de Baja California
“Es momento de sumar, de ser generosos y de aportar nuestro talento al servicio de la Nación (…) nada ganamos luchando por separado para caer vencidos juntos, luchemos por la unidad”
Juan Carlos Romero Hicks
Exgobernador de Guanajuato
“Hace 60 años que Veracruz no tiene un presidente de la República; la aspiración de mis compañeros se entiende y (…) estarían de acuerdo que alguien de Veracruz fuera candidato a la Presidencia”
Miguel Ángel Yunes
Gobernador de Veracruz
Los panistas Ernesto Ruffo Appel, Juan Carlos Romero Hicks y hasta Miguel Ángel Yunes han levantado la mano o han sido destapados como posibles candidatos presidenciables
Ruffo Appel y Romero Hicks han manifestado públicamente no estar de acuerdo con la forma de hacer política que hoy desempeña el PAN

Todavía no se resuelven las elecciones en el Estado de México y en Coahuila y en el PAN ya enfilaron hacia el 2018, aunque no de la mejor manera.

En el blanquiazul ya comenzó la guerra interna por la candidatura presidencial y promete ser la batalla más cruenta que hayan enfrentado al interior del panismo.

Un cisma se avecina en las filas del partido azul.

Lejos quedaron aquellos tiempos en que los albiazules unían sus fuerzas para derrotar al sistema político, dominado por el PRI. Hoy, la lucha es por el poder; los panistas sienten que tienen cerca la posibilidad de ganar las elecciones del 2018 y todos quieren ser el artífice de esa victoria.

Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle y Ricardo Anaya protagonizan este enfrentamiento que ha metido al panismo en un escenario de división y lucha interna.

El conflicto interno del PAN ha provocado no solo la polarización entre estos grupos, sino entre los demás panistas que, en desacuerdo con la confrontación, han decidido buscar una cuarta vía de representación.

De no ser resuelto con oportunidad, el pleito entre panistas podría colocar a ese partido en desventaja frente a sus adversarios; sobre todo ante el partido Morena que tiene ya definido quién será su candidato presidencial y experimentó un crecimiento exponencial en las elecciones del 4 de junio.

Sin disimular

La escena es más que elocuente: en el templete del mitin para exigir que se dé la victoria a Guillermo Anaya en las elecciones de Coahuila, los tres aspirantes panistas dejan ver el tamaño de su rivalidad y protagonizan un desplante a la vista de todos.

En un video dado a conocer la semana pasada por Grupo Imagen, se ve molestos a Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle y Ricardo Anaya, quienes intercambian algunas palabras con gestos adustos. Es claramente una breve discusión de los suspirantes a la Presidencia de la República.

Eso sí: en redes sociales, todos presumían “la unidad” del partido en la defensa de la elección en Coahuila.

El conflicto no es nuevo. Desde que anunciaron sus aspiraciones para competir por la candidatura del blanquiazul, Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle han exigido al presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya, una definición sobre su participación o no en la contienda.

Consideran que Anaya ha utilizado los recursos del partido para promocionar su imagen y posicionarse rumbo al 2018.

Durante meses, ambos aspirantes han insistido para que Anaya se defina. Piden piso parejo en la contienda más reñida en la historia del PAN.

No ha ocurrido. Ricardo Anaya ha mantenido el suspenso sobre su aspiración presidencial, aunque todo su esfuerzo como presidente nacional del PAN se enfoca a la proyección de su imagen y en hacerse de la estructura que le permita alcanzar su objetivo.

Incluso, un cambio en los estatutos le permite permanecer como presidente del partido hasta un día antes de que comience el proceso electoral.

Todo esto ha provocado protestas al interior del partido y, aunque los reclamos contra su líder tuvieron una tregua por las elecciones del 4 de junio, ésta terminó la noche en que se dio a conocer que el PAN había ganado los comicios solo en Nayarit.

Al perder la elección de Coahuila y quedar en cuarto lugar en el Estado de México, con una candidata que él mismo impulsó pese a la resistencia de un grupo de panistas de la propia entidad, Ricardo Anaya perdió poder de negociación al interior del PAN.

La situación era distinta hace un año, cuando el albiazul ganó las elecciones en 7 estados, lo que significó el mayor triunfo en la historia del panismo.

Ahora, sin embargo, sus rivales planean reclamarle los pobres resultados obtenidos este 2017.

“El Estado de México es la gran derrota posible. Ricardo Anaya es el responsable directo. Él sacrificó las posibilidades reales de éxito del PAN, pensando solo en sí mismo y en sus ambiciones. Sí, la dirigencia del PAN le falló a los mexiquenses”, sentenció Margarita Zavala 36 horas después de que ocurriera la elección.

La tregua terminó y a partir del 5 de junio, la guerra intestina del PAN no tendrá pausa hasta pasada la elección del 2018.

La guerra contra Anaya

El cálculo es simple: el principal adversario del PAN, Andrés Manuel López Obrador, se perfila ya para ser el candidato de Morena; en el PRI, aunque calladamente, las fuerzas internas ya se mueven para decidir quién será el abanderado en el 2018.

Ocurrió en el 2012, cuando la lucha interna por la candidatura del PAN tomó meses y fue desgastante para el partido por la guerra que se vivió en las filas panistas.

Las acusaciones de Ernesto Cordero contra Josefina Vázquez Mota le pesaron en toda la campaña presidencial y, mientras el blanquiazul se dividía por la lucha entre calderonistas y maderistas, los rivales Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador tomaban la delantera.

Ahora, los panistas consideran que el desgaste de la presidencia de Peña Nieto los pone en una situación de ventaja para las elecciones del 2018. Y en el PAN, nuevamente, la guerra interna amenaza con lastimarlos en la carrera presidencial.

Por eso, desde que anunció su intención de ser la candidata presidencial del PAN el 14 de junio del 2015, hace exactamente dos años, la exprimera dama ha criticado que no haya un piso parejo en la competencia interna; incluso, ha amenazado con irse por la vía independiente si no es apoyada por su partido.

“Durante dos años la respuesta ha sido la misma: mentir, simular, hacer trampa, pactar con el gobierno y con nuestros adversarios. El PAN se está debilitando como la opción real de cambio para el 2018; mientras tanto, nuestros adversarios se fortalecen.

 
 

Video Destacado

Represión, extorsión y opacidad es el sello de la administración municipal que encabeza Ricardo Gallardo Juárez, alcalde perredista de San Luis, ciudad sumergida en la inseguridad y la violencia.