#elecciones2018

Una paridad limitada

Con los tiempos de las elecciones prácticamente encima, los legisladores de Nuevo León pretenden reformar la Ley Estatal Electoral con limitaciones en las candidaturas de mujeres y los topes de financiamiento en campañas de independientes

0
comentarios
Los diputados del PAN buscarán no definir la postulación de mujeres en alcaldías metropolitanas históricamente ganadas por su partido
50
Por ciento buscarían reducir el tope de financiamiento en las campañas de independientes

Legisladores del Congreso local perfilan reformar la Ley Estatal Electoral a medias en materia de paridad de género para limitar la participación de la mujer en candidaturas de elección popular en alcaldías y diputaciones.

Las modificaciones no tomarán aspectos de número de población como lo establece la Reforma Electoral, aprobada el año pasado en el Congreso de la Unión.

Incluso, los diputados pretenden aprobar este dictamen para que la Comisión Estatal Electoral sea la que distribuya el género de las candidaturas, más no que quede establecido como Ley.

Un documento en poder de Reporte Indigo revela que la bancada del PAN busca, además, no definir postular mujeres en alcaldías ganadoras, tales como San Nicolás, San Pedro y Santa Catarina, históricamente gobernadas por los albiazules.

Es decir, la mujer no tendría el derecho de formar una planilla para estas regiones y el PAN tendría la libertad de postular a un hombre en esos municipios.

“La Comisión Estatal Electoral definirá de manera aleatoria la distribución del género entre las candidaturas”, dice el documento. 

En este sentido se prevé subir el dictamen al pleno para una votación en primera vuelta, por lo que prácticamente estarían sepultando la participación real de la mujer en candidaturas metropolitanas.

Hoy en día existe una jurisprudencia, de la tesis de la Sala Regional de la Ciudad de México, en donde avala como obligación por la Sala Superior la paridad horizontal en base a la población de los municipios.

También van contra independientes

El Congreso local también intentará golpear a los candidatos independientes, pues pretenden poner candados en la homologación de la Ley Estatal Electoral de Nuevo León.

Buscarían reformar un artículo para que los aspirantes sin partido tengan una reducción del 50 por ciento en el tope de financiamiento de sus campañas, lo que complicaría su participación para las próximas elecciones.

Aunque cada candidato independiente tiene derecho a recibir apoyo público para sus gastos de campaña, en la entidad todo apunta a que estos aspirantes estarán aún más limitados.

La bancada del PAN, a cargo de Arturo Salinas, ahora pretende ajustarse a los lineamientos sancionados por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que limitó a 50 por ciento del tope de gastos de campaña el monto que los candidatos independientes pueden recabar de fuentes de financiamiento privado.

Los magistrados establecieron que estos aspirantes podían obtener recursos a través de aportaciones particulares más el monto de financiamiento público que les correspondían, siempre que no rebasaran el límite permitido, con este nuevo criterio, esta vía queda limitada.

Alcaldes vía libre

Los alcaldes que pretendan reelegirse en las próximas elecciones no necesitarán solicitar licencia para iniciar su campaña, o eso es lo que buscan aprobar los diputados del Congreso local.

Aunque en un principio se tenía contemplado que los munícipes se separaran del cargo, y con esto tener una competencia más equilibrada, de manera repentina los diputados cambiaron el sentido en que puede ser aprobada la Ley Estatal Electoral.

Aún así, los legisladores podrían poner reglas claras para que los alcaldes que quieren reelegirse no puedan desviar recursos para sus campañas, sin embargo esto no está aterrizado entre las comisiones de Legislación y Puntos Constitucionales.

 
 

Video Destacado

La posición que Estados Unidos tomará en la renegociación es incierta, pero México tiene el beneficio de la duda: los intereses de las empresas estadounidenses, que tradicionalmente han influido en el diseño de la política económica, están alineados con los del gobierno mexicano